Entre 1955 y 1988, Camilo José Cela (CJC) y su mujer, Rosario Conde (Charo), tuvieron su residencia en Mallorca, en el Port de Pollença primero y en Palma después. En sus distintos domicilios en la isla, CJC llevó a cabo una actividad literaria y cultural de relieve.

En reconocimiento a su extraordinaria creación literaria, CJC recibió los más diversos premios nacionales e internacionales, entre los que destaca el Príncipe de Asturias de las Letras y el Nobel de Literatura, que le fue otorgado en 1989.

Tras la muerte de Charo, su hijo encontró entre las numerosas carpetas, cajas y legajos que CJC había guardado de manera cuidadosa una serie de materiales cuyo valor, de cara a la comprensión de la figura y obra del escritor (y, por extensión, de la España del siglo XX), es enorme.

En la idea de dar un soporte permanente al recuerdo de la estancia de CJC en Mallorca y de lo que ello supuso para la sociedad balear, en los primeros meses de 2010 se constituyó la Fundación Charo y CJC. Con sede en Palma, se trata de una Fundación privada con participación de instituciones públicas.

En su patronato, como miembros fundadores, figuran familiares y amigos del escritor y Charo, e instituciones que se han volcado en el apoyo a la nueva Fundación, incluyendo la Universitat de les Illes Balears, el Govern de les Illes Balears o el Ajuntament de Palma.

El proyecto de mantenimiento de la memoria del escritor Camilo José Cela incluye actuaciones museísticas, investigadoras y docentes relacionadas con su figura, pero no se limita a ese único propósito. La nueva fundación tiene como objetivo prioritario profundizar en el estudio de la creación literaria y artística mediante la colaboración con otras instituciones de índole similar. El Centenario del Nacimiento de Camilo José Cela supone la mejor oportunidad para iniciar la andadura del proyecto.